¿Sobreprotección? No, Gracias

protección¡Hola! ¿Qué te dice esta palabra? ¿Cómo te llega? ¿Te han sobreprotegido o tal vez estés tú sobreprotegiendo?
A mí me toca mucho pues realmente, mi familia, me educó en la sobreprotección y ello tiene más inconvenientes que ventajas, pues luego, además de encontrar tu fuerza y autoestima en la vida, tienes también que deshacerte de los roles, que seguramente también has adquirido. En la actualidad todavía necesito deshacerme de algunos efectos que causó en mí la sobreprotección. Tu familia, educadores creen por supuesto que lo están haciendo correctamente, por eso actúan así. La sobreprotección se da entre madres/padres y niñ@s, así como también en el ámbito escolar, entre amig@s, educadores, parejas, tríos o los miembros que sean.
¿Qué es la sobreprotección? Significa evitar que se vayan asumiendo las obligaciones, libertades y/o responsabilidades propias con la intención de proporcionar una vida más fácil, más cómoda, feliz y exenta de riesgos. Sin darnos cuenta, estamos solucionando o evitando situaciones que son necesarias para que los niñ@s y/o adultos vayan creciendo. Y es que un niñ@ y cualquier persona tiene que experimentar momentos de dificultades, de soledad, de esfuerzo, de frustración, ya que esto le va fortaleciendo.
Sí, parece bastante coherente desde una parte teórica, pero luego, muchas veces, se nos pasa en la práctica y es que posiblemente, si esto nos sucede, pueda ser debido a que estemos adoptando un rol que adquirimos en la infancia y no hayamos sanado. Una cosa es proteger, que es necesario y otra sobreproteger. Si sobreprotegemos hacemos personas débiles. Algunas consecuencias de la sobreprotección pueden ser: Bajo concepto de uno mismo (ya que a la persona le ha faltado poner a prueba sus habilidades), dificultad para tomar decisiones (se muestran inseguros a la hora de tomar decisiones), búsqueda de seguridad en otros y dificultad para pasar a la acción (esto es debido a que han aprendido a que otras personas les resuelvan los problemas) y muchas más.
La persona sobreprotegida no tiene esa libertad para ser ella misma, no se puede mostrar auténtica.
Deseo que este artículo te sirva para tomar consciencia si tienes el rol de sobreprotección y/o lo estás aplicando con alguien. El primer paso es siempre tomar conciencia, luego cuestionarlo y después modificarlo, pasando a la acción.
Recuerda siempre, que una Salud Integrativa abarca todas tus áreas. Si existe una falta de integración en alguna de ellas, se mostrará de alguna manera en tu cuerpo, ya sea limitándote, a través de miedos, creencias y diversos trastornos y enfermedades.
Toma las riendas de tu Salud, esa labor sólo te pertenece a ti.

  “La felicidad radica, ante todo en la Salud” George William Curtis

Maite Gómez, Higienista en Salud Integrativa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *