Salud Integrativa

Salud Integrativa¡Hola de nuevo!
En este post te voy a hablar del significado que tiene para mí una Salud Integrativa dentro de un área más concreta, desde un punto de vista digámosle más “clínico” orientado en las diversas disfunciones, trastornos y enfermedades que padece el ser humano.
Una Salud Integrativa se basa en una educación para la salud, con un enfoque de autogestión de ésta, para la prevención, mejora y/o sanación de los diversos desequilibrios.
Y ¿cómo se logra todo esto? Pues parte desde la comprensión de que todo nuestro organismo es un sistema de energía, y de cómo hacemos para que la persona comprenda la naturaleza de su organismo, de sus leyes y de su interrelación con el medio. Este concepto de salud o medicina integrativa, considera a la persona en todas sus dimensiones (física, emocional, mental y espiritual) y con unas áreas a cubrir en función de sus necesidades vitales y es tarea aquí del terapeuta de lograr que esa persona encuentre ese equilibrio en todas esas áreas.
Y ¿qué rol tiene aquí la medicina alopática o convencional? Pues siendo evidente que el enfoque de esta medicina es paliativa, es decir, suprime el síntoma, el cual nos llega a nosotros a través del dolor y nos indica que algo va mal, pudiera ser esta en casos concretos en que el dolor es muy agudo y limitante una droga para poder aliviarlo. Pero más allá de esto, está claro que no nos va a sanar ni nos va a ayudar en aprender el arte de sanarnos a nosotros mismos. Por supuesto sí es un logro el avance logrado en las modernas aparatologías, diagnósticos por imagen, etc., que siempre puede resultar un complemento eficaz en el proceso de descubrir ciertas disfunciones o enfermedad en el cuerpo. También ocupa un rol necesario en casos de emergencias, en los que “colabora” con el cuerpo, en situaciones de urgencia, pero no obstaculiza, ni impide, el proceso de sanación de éste. Ejemplos de estos los encontramos en estas áreas: accidentes, traumatismos, extraer sustancias, neutralizar venenos e infartos, coser heridas…, es decir medidas de urgencia.
El lenguaje aquí una vez más es de suma importancia. Pues no es lo mismo, aunque así lo tengamos integrado ya de hace mucho tiempo, el decir “soy diabético”, a decir ´soy una persona que padece un trastorno o disfunción llamada diabetes”. Lo mismo para “soy hipertenso”, “soy intolerante” etc. Estamos confundiendo la identidad del ser, con el tener. Tenemos que liberarnos de todas estas etiquetas que nos colocan, sean estas provenientes del ámbito médico o de cualquier otra área o de la misma sociedad, pues aunque quizá no seamos capaces de percibirlo, nos restan poder.
Así más allá de medicar los síntomas, ya sea con medicación química o incluso natural, o extirpar aquellos órganos que funcionen “mal”, se trata de inspirar, empoderar, guiar, educar y acompañar a la persona hacia los factores que contribuyen a la homeostasis del cuerpo, es decir, a restablecer su equilibrio dinámico natural. Esta experiencia te servirá para poder ser partícipe de tu salud, obtener una mirada crítica, de una forma proactiva, activa y de responsabilidad y reverencia hacia tu cuerpo y hacia tu vida así como entender la magnífica capacidad autocurativa de tu cuerpo y tu mente.
Te invito a saber más a través de mi programa en https://www.maitegomez.es/coaching-en-salud-integrativa/
¡Feliz viaje por la vida, una vida repleta de salud, de energía y de alegría!

Maite Gómez.Higienista en Salud Integrativa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *