Protección solar natural

PROTECCIÓN SOLAR NATURAL
¿Cómo lograr protección solar, sana y natural sin protectores?

Tomar el sol, es una práctica saludable y esencial para la Salud.

  1. Es fuente de vida y vitalidad.
  2. Nos garantiza un óptimo funcionamiento de las funciones corporales
  3. Mejor estado anímico
  4. Apertura relacional.

 Disfrutar de una protección solar natural es lo óptimo pero siempre hay que tener en cuenta varios factores ya que una excesiva exposición al sol o hacerlo en las horas de mayor intensidad, puede dañar tu piel y la de tus peques.

Es por ello que se recurre a los protectores solares.

Hay un gran abanico de protectores solares, desde los que resultan más dañinos a los que menos, siendo por supuesto los más recomendables los menos nocivos.

Tu piel está viva y todo lo que entra por tu piel entra en el interior de tu organismo.

Tipos de protectores solares

DE SÍNTESIS QUÍMICA

Absorben la radiación solar interfiriendo en la química del organismo. Contiene disruptores endocrinos. Son sustancias que el organismo puede confundir con hormonas, pudiendo activar o bloquear su actividad.

Se requiere esperar un tiempo para asegurar la protección, es el tiempo que tarda en convertir la radiación del sol con tu química interna.

Son los más nocivos, tanto para tu salud de tu piel, tu salud general, como para el medio (contaminación medio acuático).

FÍSICOS O DE PANTALLA

Compuestos por sustancias minerales, principalmente de  óxido de zinc y dióxido de titanio.

No intervienen en la química del organismo. Actúan sobre la piel a modo de pantalla. Estos protectores suelen ir acompañados de aceites vegetales, para favorecer la protección e hidratación de la piel.

El efecto protector es inmediato. A pesar de no estar exentos en su totalidad de cierta toxicidad por el óxido de zinc y dióxido de titanio, son los menos nocivos para tu piel, salud general y del medio.

Suelen ser menos apetecibles de colocar debido a que generan una capa blanquecina y densa, como consecuencia de la pantalla física mineral.

Se van logrando mejores resultados, utilizando menos cantidad y añadiéndole más aceites vegetales.

OJO con las nanopartículas. Las añaden para lograr precisamente rebajar esa densidad en la crema. Según expertos en este ámbito, estas tienen efectos secundarios, pudiendo llegar a traspasar la membrana celular.

VEGETALES

Varios tipos de aceites (de oliva, de sésamo, de coco, mantecas vegetales…)

Aunque se han usado siempre, no garantizan una protección segura, sobre todo en horas de máxima radiación.

No están reconocidos como filtros. Pueden ser de ayuda siempre y cuando se evite exponerse en momentos de máxima radiación y nos aseguremos que nuestra piel está bien nutrida desde el interior del cuerpo. Es lo más parecido a la protección solar natural.

Manteca de coco

¿Se puede lograr protección solar, de forma sana y natural, sin el uso de protectores?

No solo se puede lograr protección solar natural, sin el uso de protectores, sino que deberíamos, en la medida de lo posible, acostumbrarnos a esta práctica.

Lograrlo depende de varios factores, ya que también hay que tener en cuenta que hay seres humanos con una piel más sensible y delicada que otras a las radiaciones solares o bien pueden estar manifestando alguna disfunción en la piel.

¿De qué depende asegurarse una protección solar, sana y natural?

  • De tu estado de salud interno. Este depende de lo bien nutrido que esté tu cuerpo, de la cantidad de sustancias y residuos tóxicos presentes en su interior y de la capacidad que tengas para asimilar los nutrientes. Para ello, asegúrate a diario una buena dosis de antioxidantes presentes en las frutas, vegetales, algo de frutos secos y/o semillas y disminuye o evita la ingesta de carnes, derivados, café, procesados y lácteos. Practica e integra estos hábitos de alimentación en tu vida durante un largo tiempo.

El estado de salud interno, es un reflejo de la salud de tu piel o a la inversa, el estado de tu piel refleja tu estado de salud interno. Éste te garantiza un óptimo funcionamiento de tus órganos, especialmente aquí en la generación de melanina.

La melanina la produce el organismo como mecanismo de defensa para protegerse del sol, es responsable del bronceado y garantiza una protección ante la radiación solar, aunque no total (siempre y cuando se evite permanecer expuesto a la radiación solar en los momentos de máxima intensidad).

  • De evitar exponerse a las horas de máxima radiación solar. A medida que nos acercamos al verano, este período abarca, desde las 10:00h aprox. hasta las 18:00h-18:30h.

¿De qué depende la capacidad de generar melanina?

  • Del tipo de piel que tengamos. Esto viene dado genéticamente y según el lugar, el medio en el que crezcamos y vivamos. Las personas de los países nórdicos suelen tener la piel más blanca que en otros lugares de clima más cálido, que suelen tener pieles más oscuras. Este tipo de pieles blancas tienen menos protección natural frente al sol. Lo mismo para las personas con cabello pelirrojo, con pecas, etc.
  • De los alimentos con los que te nutres. Una alimentación basada principalmente en frutas, algo de vegetales, raíces como zanahorias (ricas en carotenos), hojas verdes, de frutos secos y semillas, nos garantiza todas las vitaminas (A, C y E) y nutrientes que requiere el cuerpo para un óptimo funcionamiento. Y esta protección se garantiza desde el interior, no desde el exterior.

 Los carotenos son clave para la generación de melanina. Estos los encontramos en las frut@s de color anaranjado (zanahorias, naranjas, albaricoques, calabazas…).

La vitamina C, la encontramos en las frutas en general (kiwi, melocotones, naranjas, etc.). La E está presente en las grasas, principalmente en la grasa de los frutos secos, de las semillas, del coco, etc.

 Si te nutres de estos alimentos principalmente, tienes protección asegurada de antioxidantes naturales y de la generación necesaria de melanina para protegerte del sol, aplicando el sentido común a las horas de la exposición.

 

Consejos para lograr protección solar, sana y natural

 

  • Es un error huir del sol, ya sea estando siempre tapados o bien haciendo uso de protectores. Salvo excepciones muy concretas de enfermedades de la piel y habría que saber cuáles, tu piel y tus órganos necesitan del sol.

Tienes que adaptarte al medio y dejar a tu piel que lidie con él, sino, no va a poder generar su capacidad de protección inherente y cada vez te va a costar más y tendrás más “intolerancia al sol”, con más tendencia a manchas en la piel e irritaciones.

  • La alimentación es pieza clave.

Para asegurarte todos los antioxidantes necesarios para garantizarte una protección ante las radiaciones y para favorecer la generación de melanina (carotenos presentes en las frutas anaranjadas), la vitamina C necesaria y presente en todas las frutas y la vitamina E presente en las grasas, frutos secos y semillas.

 

  • Sentido común. Evitar las horas de máxima radiación solar. Si no te es posible, por temas laborales, te aconsejo taparte siempre que te sea posible y cuando no, recurrir a los protectores solares con pantalla física.

 

  • Todo lo expuesto es aplicable también a los peques. Tienen las mismas necesidades de protección, requerimientos nutricionales, de vitaminas y nutrientes (ajustando algunas cantidades a su crecimiento) y funcionamiento fisiológico que el adulto.

 

Espero que este artículo “Protección solar natural”, te haya servido de ayuda para saber cómo lograr una protección solar natural, para broncear tu piel del sol de forma natural y para conocer qué recursos tienes a tu disposición.

Recuerda que la salud y belleza de tu piel refleja la Salud global de tu cuerpo y ésta se logra desde el interior.

Aunque una piel seca, con muchos lunares, manchas, picores, psoriasis, etc, tiene también como causante un exceso en el ambiente de contaminación electromagnética, también contribuye en gran medida a esto, el tener una condición de toxemia y desorden interno.

Si esto último está bien, estamos más protegidos ante la abusiva y dañina radiación.

El profesional higienista de la salud no utiliza paliativos, se dirige siempre a buscar la causa/s que provoca el malestar, disfunción o enfermedad, aplicando las medidas higiénicas adecuadas para que sea el propio cuerpo quién realice el proceso de equilibrio interno y de autosanación. En este caso es lo mismo para los trastornos y disfunciones de la piel.

Si padeces problemas en la piel y lo que quieres es optar por una vía sencilla y eficaz para solucionar o mejorar cualquier sintomatología de la piel,  te ofrezco una valoración de 1 hora de tu estado de salud. Puedes resérvate cita aquí.

Maite Gómez.

Higienista en Salud Integrativa. 

Educadora de higiene natural de salud, fisiología y nutrición.

Directora de la Escuela de Salud Global de Higiene Natural.

 

5 comentarios
  1. tusdietas
    tusdietas Dice:

    Hola! Gran e interesante artículo. La verdad es que nunca había pensado en buscar una alternativa saludable para las cremas solares. Lo tendré en cuenta para el año que viene, sobretodo para mis peques. Un saludo ?

    Responder
    • Maite Gómez
      Maite Gómez Dice:

      Hola, gracias por tu comentario. Me alegro que te haya resultado interesante. Muy bien, protección natural para todos y especialmente para los peques. Un saludo.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.