Pixabay CC0 Public Domain woman-639420_1920.jpg

¿Maldita…o bendita menstruación? (3ª parte)

Importante saber que muchos dolores y afecciones de los órganos femeninos, se producen debido a fuerzas mecánico-fisiológicas. Entre ellas encontramos desplazamientos y alteraciones del útero o  matriz, tales como prolapsos, inversiones y desviaciones (ante-versión, ante-flexión, retro-flexión y retroversión)

Otro factor muy importante por el cual nos duele la menstruación es por tema de tensiones y acumulaciones en nuestras vísceras(vejiga, colon, intestino). El útero se encuentra rodeado de todos ellos y por eso cualquier tensión en cualquiera de estos órganos, así como en la pelvis, puede ocasionar dolores menstruales. También puede ser motivo de dolor, aquellas personas que pasan mucho tiempo sentadas, que apenas se mueven, que mantienen mucho rato las piernas cruzadas. Con ello se llega a bloquear la pelvis, no hay movilidad y entonces la sangre no fluye, todo esto produce estancamiento. Para solucionarlo, hacer algo de ejercicio, movimientos de cadera, baile..

Otro punto a destacar por el que nos duelen las menstruaciones es porque tenemos el útero tenso, contraído, rígido.  Sí, sí, lo mismo que a veces tenemos tortícolis, el cuello se tensa, duele mucho, lo mismo sucede en nuestro útero. Es musculatura lisa, si se tensa, duele y entonces las contracciones son muy dolorosas, son como calambrazos.

Pero claro, está ahí tan abajo, tan escondidito que no se nos ocurre pensar que le pueda suceder eso, ¿verdad? Está claro que algo de contracción se produce para la expulsión del tejido endometrial, podríamos sentir algún malestar pero de ahí a padecer cólicos, vómitos y demás…, hay muchos otros factores que contribuyen a ello.

 Y ¿Cómo es que se nos tensa el útero?, ¿Por qué lo tenemos rígido? ¿Se os ocurre?

Pues aquí entra ya la psique, temas emocionales, propias experiencias, creencias y el inconsciente colectivo (esa herencia a nivel global en base a las experiencias vividas durante la historia y cultura). Todo ello aunque no sea tangible, no podamos verlo, está ahí, impregnado en nuestro subconsciente y se manifiesta en nuestro cuerpo como nudos energéticos, donde no fluye la energía, donde hay frío y el cuerpo con intención de retornar a una homeostasis (equilibrio) produce calor, inflamación para ello. Y claro, si luego, como no entendemos el lenguaje del cuerpo, queremos que baje la inflamación con fármacos o fitoterapia, caemos en el error.

Por último, otro factor es el desconocimiento de nuestro ciclo. Si desconocemos qué es lo que predomina en cada fase del ciclo, si no conocemos el aspecto energético en cada una de ellas, no podemos integrar esta parte en todo nuestro ser, nos fragmentamos y no integramos todas nuestras áreas.   Las mujeres somos seres cíclicos y lunares, ciclamos con la luna.
Tenemos ahí una conexión corporal muy profunda con la luna, con las mareas, con la naturaleza y con nuestra naturaleza.

Mi propuesta es que te ames, te conectes con tu cuerpo, con tu propia sexualidad y te des permiso para vivirla. Que conozcas tu ciclo menstrual, que conozcas sus dones en cada una de sus fases y si ya no la tienes, que conozcas las maravillas presentes en la  etapa vital en la que te encuentres. La medicina convencional se ha encargado de medicalizar las transiciones naturales de la vida de la mujer, sus procesos fisiológicos (bueno no solamente en lo relativo a nuestra sexualidad y genitalidad sino todos los procesos fisiológicos del ser humano).naked-453253_1920

El título de este artículo era en un inicio “Maldita menstruación”. Ahora, ya en el final, lo dejo en interrogante “o bendita menstruación?. Deseo que este post te haya servido para tomar consciencia sobre tus menstruaciones. Tenemos una visión muy fragmentada y limitada de todo nuestro cuerpo y de la Vida en general. Amplía esa visión educándote en Salud, completa e integra todas tus partes, pues todas te pertenecen.

Aquí tienes mi página sobre Sexualidad y Salud sexual femenina. Recuerda que tener salud o no tenerla depende de ti. 

https://www.maitegomez.es/salud-sexual/

Maite Gómez. Higienista en Salud Integrativa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *