ENFOQUE HIGIENISTA DE LA VITAMINA B12

Voy a exponer en este artículo, uno de los temas más polémicos que existe desde hace ya mucho tiempo, sobre la supuesta necesidad que tienen las personas que no ingerimos animales (carne y pescado) ni nada que proceda de estos (lácteos y huevos), de suplementarse en vitamina B12 para la preservación y mantenimiento de sus funciones corporales.

Para ello me sirvo de mi experiencia desde hace 14 años en mí misma, de personas que he ido conociendo y siguiendo en su proceso de Salud y de fuentes en el área higiénica y fisiológica. 

Asociaciones veganas de Cataluña, de España, internacionales, autoridades,  instituciones en nutrición, nos advierten de la importancia y necesidad de suplementarse en Vitamina B12.

 Desde mi punto de vista como Higienista profesional de la Salud y la Nutrición, no estoy en contra de esta suplementación, aunque tampoco te la voy a recomendar, ni ésta ni ninguna otra, pues el prescribir suplementos  (vitaminas, complementos y demás remedios externos), no es propia del  sistema de salud y de curación de la Ciencia Higienista.

Hace aproximadamente 15 años, cuando inicié mi transición hacia una vida higiénica y fisiológica de nutrición y de salud, ya existía esta alarma y miedo infundado. Presa y víctima de este miedo atroz, al cabo de unos años de llevar una alimentación higiénica, caí también en las enmarañadas advertencias de los monstruos del pánico y compré la vitamina B12, la cual estuve tomando unos días, cabe decir, no realmente convencida de ello. De repente un día cuando me disponía a tomarla, me llegó un mensaje muy directo:

‘Si la naturaleza, la creación o la vida,  ha previsto todos los alimentos (frutas, algo de vegetales, de raíces, de frutos secos y algunas semillas),  que requiere el organismo del ser humano para un funcionamiento óptimo, ¿Qué es lo que le ha pasado entonces con la B12? ¿Es acaso algo especial no presente en nuestros alimentos que corresponden a nuestro diseño humano, en cuanto a anatomía, biología, fisiología? ¿Por qué se supone tenemos que ir a buscarla entonces en una vitamina comercializada, sea esta presentada en forma natural o sintética?’

Ahí lo vi muy claro, era otra de las tantas mentiras que existen en este área de la nutrición y la salud,  alimentada por varias causas:

  • Evidente ignorancia de las “autoridades competentes” sobre el funcionamiento fisiológico del cuerpo del ser humano.
  • Intereses comerciales con dos direcciones: una, conseguir a través de las inyecciones de miedo que la gente no deje de comer animales y derivados de estos (da mucho dinero) y otra en base al negocio de la suplementación, que también lo da.

Vamos ahora a analizar en que fundamentan tales alarmas.

Nos dicen que una alimentación carente de proteínas animales será deficiente en B12 y con ello podemos llegar a ser víctimas de la llamada anemia perniciosa. La carne de vaca y su hígado nos dicen que son las fuentes más fiables de B12.  Y yo me pregunto ¿Es la vaca entonces una fábrica que expende B12 para el ser humano? Lo mismo que nos han hecho creer con la leche desde bien pequeños al decirnos que la vaca da leche (ella como mamífero se la daría a su hijo, si el ser humano no se la robara para comercializar con ella y arrebatarle la vida a su pequeño, o sea, matarle).

Seguimos. ¿Cómo obtiene entonces este animal herbívoro esta vitamina? Al igual que en todos los animales vegetarianos, incluyendo al ser humano, esta se procesa en la propia flora bacteriana, por una bacteria en el tracto intestinal. Esto se ha demostrado a través de muchísimos estudios y yo lo reafirmo a través de haber investigado en ellos y en mi propia experiencia, apoyada siempre en una capacidad de discernimiento y de un sentido común y coherencia.

Y más aún. ¿Nos creemos lo que nos han dicho de que esta vitamina B12 no está presente en las frutas, vegetales, frutos secos, semillas y raíces? ¿No es un poco extraño, que todas las demás vitaminas (incluidas todas las del grupo B, minerales, proteínas e hidratos), estén allí presentes y no la B12?

 Te digo, que decir que las frutas, vegetales, raíces y frutos secos no contienen B12 ha sido un gran mito (como muchísimos otros que existen en el área de la Salud, de la alimentación y de la aparición de enfermedades…), propagado y fomentado por intereses creados.


Se ha demostrado en diversos estudios que la B12 se encuentra en cada uno de estos alimentos enteros e íntegros, en las plantas en su estado natural y en cantidades muy pequeñas. Esto último nos dice mucho sobre que nuestra necesidad de B12 es minúscula y esta cantidad la cubrimos perfectamente, si ingerimos  la alimentación a la cual estamos diseñados.  También decir que unos hábitos inadecuados en la alimentación creados con la ingesta de alimentos procesados, con carnes y derivados y/o sumado a la ingesta de alcohol, tabaco y otros tóxicos, aumentan necesariamente la necesidad de B12, por lo cual en todas estas personas la ingesta recomendada se comenta vendría a ser más elevada.

Seguimos con la misteriosa B12.

En un informe publicado en una conferencia sobre la vitamina B12 se declaró:

 “La anemia perniciosa parece surgir no de la escasez en la dieta, sino de la discapacidad de la capacidad de absorber la vitamina B12.”  (Actas de la Sociedad de Nutrición, 71 Reunión Científica, London Escuela de Higiene y Medicina Tropical, 5 de enero de 1952).

El Dr. Karl-Otto Aly de Suecia examinó los Hunzakuts y no mostraron síntomas de deficiencia de B12, aunque han sido casi 100% vegetarianos durante 2.000 años.
El Dr. Alec Burton (Australian Hygienic professional), ha visto a innumerables personas durante 25 a 30 años con dietas vegetarianas y nunca mostrar una deficiencia de vitamina B12.

 El Dr. David Reuben afirma:

‘El que una dieta vegana pudiera ser peligrosa, sorprendería a 500.000.000 Hindús, la mayoría de los cuales no comen carne ni productos de animales desde que nacen hasta que mueren. La religión hindú data de hace 10.000 años, 98 siglos más que la Americana y occidental moderna medicina’.

 La vitamina B12 en realidad, son microorganismos presentes en la tierra, en las aguas, en simbiosis radicular con las plantas, en simbiosis intestinal en los animales humanos y en los no humanos y en todo lugar que no esté inmaculadamente limpio e impoluto’.

¿A qué es debido entonces que haya personas que manifiestan carencia de B12 y que llevan una alimentación que incluye animales y sus secreciones (lácteos y huevos), como también aquellas personas que no ingieran nada animal?

Como vemos no es una cuestión de comer o no comer nada animal, sino que tiene que ver con las bacterias simbióticas fermentativas que viven en nuestro intestino.

Estas bacterias están presentes si encuentran un nicho ecológico adecuado para ellas, en las que puedan vivir bien y puedan así cumplir sus funciones.

Esto es en un medio interno ligeramente alcalino, con una sangre limpia y en un medio libre de acidosis, venenos y residuos tóxicos.

Hablemos ahora sobre la incapacidad de absorción de esta vitamina.

Tal y como han demostrado numerosos estudios, esta falta de absorción de la vitamina en el tracto intestinal, es debido a la ausencia de “factor intrínseco”, una sustancia segregada por el estómago, que en situaciones de normalidad, está presente en los jugos gástricos y transporta la B12 creada por la flora intestinal. 

Y, ¿por qué esta ausencia de factor intrínseco? El responsable de la dificultad o impedimento del factor intrínseco, no es la carencia de B12 sino una disfunción en la absorción y asimilación de los alimentos . Para ello hay que ir a buscar la causa de esto y no atribuirla y además de manera generalizada a las personas que llevan una alimentación sin incluir nada animal.

Está claro que habrá personas veganas que presenten carencia en B12, como también las habrá vegetarianas y también omnívoras.

Pero aquí la alarma va dirigida a sembrar el miedo hacia las primeras por puro lucro o desconocimiento.

El que hayan personas que no ingieran animales, o sea, que lleven una alimentación vegana, no justifica para nada que TODAS las personas veganas vayan a presentar esos síntomas así como tampoco que estas personas que lleven una alimentación vegana estén saludables. 

Saber también que la putrefacción(producida por una inadecuada digestión de proteínas concentradas) obstaculiza la secreción del factor intrínseco en el estómago y retarda la producción de B12, por lo cual las personas que comen carne tienen más probabilidades de tener carencia.

Causas de carencia de B12:

  • Que no estén ingiriendo principalmente una alimentación limpia y fisiológica.
  • Una combinación inadecuada de  los alimentos.
  • Toxemia y venenos en el cuerpo (dificulta mucho los procesos digestivos, causando fermentación y putrefacción intestinal).
  • Ingieran tóxicos, los fármacos antivida(antibióticos) destruyen la flora intestinal, también los laxantes, café, tabaco y otros.
  • Presentar cuadros de stress, de poca energía vital, de alteraciones a nivel emocional o psicológico o muchas más posibles causas.
  • Padecer disfunciones o patologías en órganos (hígado, riñón, enfermedad celíaca, etc.).

Maite Gomez Higienista en Salud IntegrativaCada uno de ellos deja su huella dificultando o impidiendo la absorción y síntesis de B12.

Para concluir decirte: no te dejes engañar. El ser humano, SÍ, puede sintetizar la B12. 

Libérate de los miedos inducidos por todas estas instituciones con intereses político-sanitarios, reflexiona lo aquí leído, ponlo en práctica, investiga en fuentes fiables higienistas y no olvides hacer una síntesis basada en una coherencia y discernimiento objetivable en ti mismo y en toda vida que te rodea.

Tal y como dijo Dr. Vetrano, “La Salud y la Vida van más allá de una vitamina”. Confía en los principios de la Higiene Natural. Ellos son inmutables y no cambian nunca. En un alimento no existe sólo una propiedad nutricional, sino muchas vitaminas y valores nutricionales juntos.

La eficacia y armonía de las funciones corporales dependen siempre del medio interno adecuado que se les proporcione para vivir. El problema no es la B12, el problema no está en que no comas animales ni sus secreciones, el problema reside en que hay un desconocimiento generalizado a nivel fisiológico y funcional del cuerpo y como tal no se logra ver la causa desde una perspectiva global y ecológica de la salud. En un organismo oxigenado y limpio, con una armonía ecológica y con un pH correcto, todos sus habitantes, microorganismos, bacterias, etc desempeñan su función que le es establecida desde un inicio. Cuando no entendemos cómo funcionamos, cuando nos desviamos de las leyes naturales y fisiológicas que rigen nuestro cuerpo, cuando nos alejamos de las leyes de la salud, es cuando se desordena y prolifera toda esta ecología simbiótica.

‘La Salud son un conjunto de procesos, funciones, reacciones e interacciones que vemos en nuestro organismo, en uno mismo, en los demás, en la vida animal y en el medio ambiente’.

Espero que este artículo te hay servido de ayuda para aportarte claridad sobre esta temática, así como a identificar las causas que pueden estar afectando a una correcta asimilación de B12.

Si estás manifestando carencias importantes en la síntesis de la B12 y durante ya un tiempo y quieres resolver esta situación. ofrezco una consulta personalizada de una hora via Skype, en la cual te ofrezco consejos personalizados para ti, para que puedas ir mejorando en este área y puedas ir encontrándote mejor.

Este servicio tiene una duración de una hora aproximadamente y tiene un coste de 27 euros.

Si lo que quieres es optar por una vía natural, higiénica y eficaz para solucionar desde YA, toda esta sintomatología aquí comentada o bien cualquier otra relacionada con el área gastro-intestinal o cualquier otra problemática de salud, puedes reservarte cita en https://vithem.setmore.com/resourcebookingpage/r6bcb1518721188805 

Te ofrezco una sesión gratuita de 45 min aprox. en la cual hacemos una valoración de tu estado de salud, revisando tu historia médica y vital y te indicaré de qué manera te puedo ayudar.

También puedes contactarme via mail a puravida@maitegomez.es 

 

Maite Gómez, Higienista en Salud Integrativa.

Educadora profesional higienista de la salud y la nutrición. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *