El cuerpo siempre quiere sanarse

El cuerpo quiere sanarse
El cuerpo siempre quiere sanarse. ¿Has oído alguna vez esta afirmación?

Este es el plan evolutivo que la naturaleza diseñó para nosotros. Nuestro cuerpo siempre se mueve hacia una salud mejor. Él siempre quiere limpiarse, sanarse y cuando nosotros le damos la oportunidad, aprovecha todo momento para ponerse manos a la obra, para pasar a la acción.

El tema es saber cómo, a través de qué manera y en qué momentos nosotros se lo estamos impidiendo para no obstaculizar así el proceso que desencadena el cuerpo y poder así entonces facilitarle su cometido.

Ejemplos de ello lo vemos continuamente en los resfriados, inflamaciones, fiebres, diarreas…Todos ellos son medidas que adopta el cuerpo para realizar una limpieza del organismo.
¿Y qué hacemos nosotros entonces? En la mayoría de los casos lo paramos con medicación.

Esto sucede porque no tenemos una educación fisiológica del cuerpo, de  cómo funcionamos por dentro y no entendemos el significado del dolor y del síntoma. Nos asustamos cuando aparece o bien nos incomoda y lo paramos sin más.

 Nos lavamos los dientes, la cara, el cuerpo, la ropa y qué es lo único que no nos lavamos? ¿Se te ocurre? El interior de nuestro cuerpo.

Y créeme es mucho más importante que el exterior. ¿Y por qué no le prestamos atención a la limpieza interior? Quizá por el hecho de no vernos por dentro. ¿Puede ello ser un motivo para tenerlo así de descuidado? ¿Y sabes cuál es el resultado de todo esto? Pues una acumulación de toxicidad, contaminación y obstrucción en el sistema, lo cual va provocando con el tiempo diversos síntomas, trastornos y/o enfermedades, sobrepeso, aceleración del envejecimiento, etc.

Todo ello dependiendo del grado de toxemia que tengamos, de nuestra energía vital y el equilibrio en el que se encuentren nuestras áreas (física, relacional, emocional, mental y espiritual o transpersonal).

La inteligencia del cuerpo es infinitamente maravillosa, es un milagro de la creación. ¡Tenemos un montón de células trabajando para nosotros, nos permiten vivir aquí en la tierra y nosotros le damos basura para comer! ¿Cómo es esto? Necesitamos una educación higienista y holista de la salud, para lograr autogestionarla por nosotros mismos. El cuerpo siempre quiere sanarse.
Concédete la ventaja infinita de experimentar lo que significa estar realmente san@ y viv@, siente esa alegría de vivir, de estar rebosante de energía, y libera a tu cuerpo y a tu mente de basura física, emocional y mental. ¡Dales una nueva casa donde vivir!

Maite Gómez. Higienista en Salud Integrativa. Gestión y enseñanza de la Salud y la Nutrición.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.