CÓMO ACABAR CON LA PESADEZ, HINCHAZÓN ABDOMINAL Y LOS GASES

¿Quieres saber cómo acabar con la pesadez, hinchazón abdominal y los gases?  Te lo explico en este artículo.

Una gran mayoría de personas padecen pesadez, hinchazón abdominal,  gases y un gran abanico de malestares gastrointestinales. Muchas de ellas asumen esto como algo normal en su cuerpo, atribuyéndolo a diversos factores (es la edad, exceso de peso, siempre he padecido de esto, me ha tocado,  es genético, etc.)

Pocas son las personas que se cuestionan si esta sintomatología es normal y de estas, otras pocas, quiénes se deciden a buscar una solución natural yendo a la causa del problema, que recordemos siempre es la principal, en la vía higienista, para sanar la disfunción, patología o enfermedad.

Con el ánimo de encontrar alguna mejora, algunas recurren a la medicina, ya sea del médico convencional, alópata o bien a la fitoterapia (plantas) u otras medicinas y terapias alternativas.

Aquí nos situamos, desde la droga prescrita por el médico alópata,  a la planta “medicinal”, otro fármaco pero menos agresivo, homeopatías y otras.

 

Pero vamos al kit de la cuestión, ¿Por qué se producen estos síntomas? ¿Quieres saber  porque estás hinchad@, pesad@, con malestares abdominales, acidosis y con flatulencias?

¿Cuáles son realmente las causas que hacen que se padezcan estos malestares y/o dolores?

Te las explico:

 

1. EL NO COMER ALIMENTOS PUROS, VITALIZADOS E ÍNTEGROS.

 La alimentación óptima para evitar todo esto, consta principalmente de frutas, todo tipo de frutas, de frutos (calabacín, pepino, tomate…),  raíces como la zanahoria, algunas hojas verdes y algunos frutos secos y semillas (de calabaza, de girasol, etc.).

Toda cocción mata la vida orgánica y degenera las sustancias alimenticias, favoreciendo fermentaciones pútridas que ensucian la sangre.

Aquí se incluyen los productos de origen animal, los procesados y los tóxicos (café, té, alcohol, nicotina, etc. y fármacos tales como los antibióticos, antiinflamatorios, anticonceptivos orales, etc.)

Asegúrate de comer alimentos puros, vitalizados y reales.

 

  2. EL NO COMBINAR BIEN LOS ALIMENTOS.

 Tal y como dijo el Dr. H. S. Shelton,:

“Podemos ingerir una gran cantidad de alimentos incompatibles y no sacar ningún provecho de ello, ya que en semejantes condiciones, los alimentos fermentan y/o se pudren, atascando con ello los intestinos y la consiguiente carga para el hígado y toxicidad en los tejidos (acidosis). Con ello desperdiciamos energía y alimentos y el valor nutritivo que extraeremos de ellos, será mínimo.

La Teoría de la combinación de los alimentos se basa en un principio muy simple: cada alimento contiene hasta un máximo de 5 nutrientes (proteínas, almidones, grasas, azúcares y ácidos),  junto con otras sustancias que son las vitaminas, minerales, agua, fibra, sustancias aromáticas, enzimas, colorantes y antioxidante. Sólo las proteínas, grasas y almidones están sujetas al proceso digestivo y son los verdaderos nutrientes.

Algunos de ellos son pasivos e inertes en presencia de otros, sin embargo hay nutrientes que reaccionan con los otros e interrumpen el proceso digestivo. Todos los alimentos contienen estos nutrientes en proporciones específicas para cada alimento y el nutriente dominante es el que programa la digestión en su totalidad.

Comer distintos tipos de alimentos aleatoriamente da lugar a la presencia de más de un nutriente, lo cual requiere distintos tipos de enzimas que no pueden trabajar juntas por necesitar un grado de acidez distinto.

 La fermentación es la descomposición del azúcar y el almidón por los microorganismos en sustancias muy tóxicas como alcohol, ácido acético, dióxido de carbono, etc.

La putrefacción es la descomposición de la proteína por los microorganismos produciendo sustancias tóxicas y malolientes como amoníaco, gas metano, etc.

La evidencia de que los alimentos que hemos comido están fermentándose o pudriéndose son: dolores de estómago, gases, mal aliento, diarrea, etc.”

Sigue los principios básicos de la combinación de alimentos y te evitarás todos estos incómodos procesos, muy nocivos para tu salud y bienestar.

 

3. COMER SI NO HAY HAMBRE

Una  gran mayoría de personas no saben distinguir un hecho tan simple como es el tener o no tener hambre verdadera, es decir, esa hambre que demanda el cuerpo por necesidad de nutrientes.

Tiempo atrás, este hecho no estaba tan confundido como ahora.

Uno de los motivos para ello es que no teníamos tanta comida donde elegir y tampoco teníamos el grado de estímulos y dispersión que tenemos en la actualidad.

Menciono aquí la frase: “Es más list@ que el hambre”.

Esta frase deja ver claramente que darse cuenta de esto, tendría que ser algo fácil de captar y sentir.

Pero mi experiencia, por las personas que me llegan a consulta y lo que voy percibiendo en el entorno, me dice que no es así.

Hoy en día se come principalmente por  rutina del día a día, para calmarnos emocionalmente y también para estimularnos.

Esto es nefasto para tener unas buenas digestiones, ya que si el organismo no está pidiendo alimento, no se encuentra entonces en el momento adecuado para digerirlo.

Esto lleva a sobrecarga a nivel de digestión, malestares abdominales, hinchazones, pedos, ya que el organismo no va a poder digerir esto en una gran parte, pues no nos ha demandado nutrientes.

Come cuando realmente sientas hambre real.

 

 4.EL NO MASTICAR BIEN LOS ALIMENTOS.

 Recordemos que la digestión se inicia en la boca y que el estómago no tiene dientes.

Si devoramos los alimentos, no los podemos masticar y estos van hacia el estómago, ocasionándole una sobrecarga al organismo para intentar procesar esto. La mayoría de las veces no lo logra, pues además de esto, le hemos añadido otra suma de comida, que normalmente no está bien combinada y/o no son realmente alimentos óptimos para el cuerpo.

Esto va a llevar a malas digestiones, hinchazones, sobrepeso, etc.

Recuerda masticar la comida y ensalivar bien los zumos y/o smothies.

 

5.BEBER MUCHO DURANTE LAS COMIDAS.

 El exceso de agua (un vaso por ej.), hace que se diluyan los jugos gástricos que intervienen en el proceso de la digestión.

Esto va a hacer que la comida se quede encharcada y flotando por el estómago y obviamente sin digerir, dando lugar a la sintomatología que aquí comentamos.

Si realmente lleváramos una alimentación óptima, apenas necesitaríamos beber agua, pues esa agua está ya presente en los alimentos vitalizados e íntegros.

Bebemos tanta agua, por la cantidad y calidad de la comida, que ingerimos, ya sea proveniente de animales como de procesados y/o tóxicos.

El organismo necesita agua para poder lidiar con la sobrecarga y venenos que le introducimos.

Intenta no ingerir más de medio vaso de agua en las comidas.

 

6.BEBER BEBIDAS REFRESCANTES Y/O ALCOHOL.

 Las bebidas refrescantes son acidificantes, contienen también gran cantidad de conservantes, aditivos y demás.

Esto va a acidificar la digestión y va a tornar el Ph ácido, en lugar del grado de alcalinidad que le es propio, llevando a malestares, hinchazones y la no-asimilación de nutrientes, pues se han echado a perder con la acidificación.

Lo mismo sucede con el alcohol.

NOTA: Hay mucha gente que después de beber vino con las comidas experimentan ardores y malestares, propio de esta ingesta.

Un gran mito, totalmente falso, es que el vino ayuda a hacer la digestión.

El vino es un alimento rancio y con alto grado de acidez, resultante de un proceso de fermentación y está putrefacto.

Esto estropea toda la comida.

El cuerpo no necesita que algo externo le ayude a hacer la digestión. Él sabe hacerla solito por sí mismo, pues está programado para ello y hace todo lo que puede para llevarla a cabo exitosamente. Esto lo logra eficazmente cuando le damos el alimento que precisa y bajo las condiciones adecuadas.

Deja el alcohol y las bebidas refrescantes para momentos puntuales.

 

7.COMER CUANDO ESTAMOS ALTERAD@S EMOCIONALMENTE.

Muchas veces con el ánimo de calmarnos emocionalmente y de no querer sentir y/o comprender los sentimientos y parloteos mentales o bien por aburrimiento, recurrimos a la comida para ello.

Hacer esto en pequeñas dosis y con alimentos puros, no es algo muy contraproducente, porque de alguna manera nos calma a pequeñas dosis.

No es tan bueno, cuando lo hacemos con comida no adecuada y además en grandes cantidades.

Aquí ya tenemos otro caldo de cultivo idóneo para desencadenar la sintomatología que tratamos en este artículo.

Haz lo posible por no comer cuando estás emocionalmente o psicológicamente alterad@.

Espera que pase el trago e intenta no anestesiarlo.

 

8.BIORRITMOS

El ser humano es un animal diurno, vive durante el día y por la noche su organismo está diseñado para descansar.

Las leyes fisiológicas que rigen el cuerpo humano también disponen de unos horarios para digerir y asimilar el alimento, así como para realizar procesos de  reparación y eliminación.

Al anochecer, el proceso digestivo ya no está preparado para realizar la digestión y los intestinos y movimientos peristálticos se ralentizan.

Esto significa que todo aquello que se coma más allá de las 20:30/21:00h en período estival, cuando hay más luz, y en invierno, algo  antes, no podrá ser digerido en su totalidad.

Intenta cenar prontito y si no te es siempre posible o no puedes, come algo ligero, lo más adecuado de digerir, tal y como hemos visto en este artículo.

 

Como profesional higienista de la Salud, me dirijo siempre a buscar la causa/s que provoca el malestar, disfunción o enfermedad y no a tratarla paliando los síntomas a través de los cuales el cuerpo se expresa. 

En este caso es lo mismo para la pesadez, hinchazón abdominal y los gases. 

Tomar protectores de estómago, almax, anís verde u otros remedios, no elimina la causa y por lo tanto no va a generar el estado de salud y bienestar que le es inherente al cuerpo.

 

Espero que este artículo te haya servido de ayuda para identificar aquellas causas que están contribuyendo a que padezcas estos incómodos síntomas tan nocivos para tu salud.

 

Te ofrezco una consulta personalizada de una hora via Skype, en la cual te ofreceré consejos personalizados para ti, para que puedas ir mejorando en este cambio de hábitos y puedas encontrarte mejor. Este servicio tiene una duración de una hora aproximadamente y tiene un coste de 27 euros.

Para ello envíame un privado a puravida@maitegomez.es o bien contáctame al  tel.  645090919.

Si lo que quieres es optar por una vía rápida, sencilla y eficaz para solucionar desde YA, todos estos problemas aquí comentados o bien cualquier otro relacionados con el área gastro-intestinal o cualquier otra problemática de salud, puedes reservarte cita en https://vithem.setmore.com/resourcebookingpage/r6bcb1518721188805

Te ofrezco una sesión gratuita de 45 min aprox. en la cual haremos una valoración de tu estado de salud, revisando también tu historia vital y médica y te indicaré de qué manera te puedo ayudar.

También puedes contactarme telefónicamente al num. 645090919 o bien a puravida@maitegomez.es

 

Siempre y cuando  el órgano no esté atrofiado en su totalidad y el nivel de toxicosis( envenenamiento celular celular y de tejidos, sea revertible), te digo que:

Las disfunciones, estados patológicos y enfermedades se sanan.

No tienes nada que perder, en cambio, sí, mucho por ganar, tu Salud, Bienestar y tu Vida.

Comprender la Salud para desaprender la Enfermedad.

En tus manos está el ACTUAR, si quieres pasar de este estado de malestar o dolor y saltar a uno de salud,

vitalidad y felicidad.

 

Maite Gómez. Higienista en Salud Integrativa. Gestión y Enseñanza de la Salud.

Asesora y educadora profesional higienista de la Salud, Higiene Natural, biológica y orgánica.

Nutricionista Natural y Vgn.

Experta en Ayuno y dietas de desintoxicación. Coach Vital y Sexual.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *