3 MITOS EN LA ALIMENTACIÓN Y LA NUTRICIÓN

 

El área de la alimentación, la nutrición y la salud es seguramente una de las áreas en las que más mitos existen. Por ello voy a derribar en este artículo 3 mitos en la alimentación y la nutrición.
Un día, una persona de renombre en el ámbito de la nutrición expone algo muy innovador. Tiempo después, aparece alguien también reconocido o quizá la misma persona, que lo contradice con una nueva teoría o nuevo producto y así se van sumando diversas teorías, en este ámbito, cuyo resultado, si bien en algunos puede resultar motivador hacia una búsqueda e investigación en este sector, en otros lleva a una gran dispersión y hastío, en cuanto al lograr una óptima alimentación y hábitos en su día a día.

¿Qué hay detrás de todo esto? Por supuesto un gran nombre de intereses comerciales por parte de industrias del sector alimentario y otras instituciones de salud, que nos atrapan emocionalmente y nos seducen e hipnotizan con su marketing de alimentos.

¿Qué encontramos también más allá de esto? Un desconocimiento generalizado por parte de profesionales de la nutrición y de la salud, sobre las bases fisiológicas y biológicas que rigen el cuerpo y sobre una visión integradora y holista en la manera de comprender la totalidad de áreas que nos conforman como personas.

¡Ahora sí! Te voy a desenmascarar 3 mitos en la alimentación y la nutrición más populares.

 

1) “EL DESAYUNO ES LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA”.

Este es uno de los 3 mitos en la alimentación y la nutrición más populares. Hemos crecido con la creencia que el desayuno es la comida más importante del día.

Los anuncios publicitarios, con sus lindos productos, adornados con colores, música y demás, se han encargado de hacernos creer esto. También en el colegio, instituciones, centros y profesionales de salud han contribuido a afianzar en nosotros esta idea: “Tenemos que levantarnos y alimentar a nuestro cuerpo de forma abundante para que nos permita rendir hasta el mediodía”,”Da igual si no tienes hambre al levantarte, tienes que comer un buen desayuno sí o sí”.

Lo encontramos también reflejado en la conocida frase: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”.

Bien, pues tienes que saber que esto no es cierto.

La naturaleza del ser humano, al igual que en los demás animales no humanos, dispone de los llamados biorritmos o ciclos biológicos del cuerpo. Estos nos indican que nuestro cuerpo tiene unas horas óptimas para realizar la digestión, la asimilación y la eliminación de los residuos de toxinas que se van generando en el día a día.

Es precisamente por la mañana desde las 5:00h aproximadamente hasta el mediodía, cuando el organismo se encuentra en proceso de eliminación de desechos.
Por ello, no es el momento adecuado para darle alimentos al cuerpo, pues éste, está realizando otras labores, las cuales se van a ver obstaculizadas, si no respetamos su proceso.

Ahí la explicación del por qué muchos niños y también adultos, más sensibles y conectados con su cuerpo, no sienten hambre al levantarse. Nuestro cuerpo se ha recargado energéticamente durante la noche y ha realizado sus labores de asimilación de nutrientes.
Un gran porcentaje de personas se encuentran tan desconectadas de este reloj biológico, que si oyen ruidos en su estómago e intestinos, se creen que sienten hambre. Si además, a esto se le suma la convicción de la importancia del desayuno, van a seguir estos dictados, sin darse cuenta que ellos mismos se están perjudicando. 

Cabe decir que nos podemos encontrar también con alguna excepción. Puede suceder que el organismo de una persona no esté realmente nutrido. Entonces, sí es posible que esa persona sienta algo de hambre al levantarse. Pero, en un organismo que está sano, esto no suele suceder. Es más bien, un tema de creencias y condicionamiento y de seguir unos hábitos automatizados  y que muchas veces utilizamos como estimulantes para ponernos en funcionamiento.

 

2) “ESO DE LAS COMBINACIONES ALIMENTARIAS ES UN ROLLO” .

Esta es una respuesta habitual en las personas que suelen comer de todo y que en general están alejados a nivel de sensibilidad fisiológica, de sus órganos internos, o bien no se preocupan por su alimentación y su salud, desde una vertiente más higiénica, de limpieza y ecología interna de su cuerpo.
Y es precisamente el tema de la compatibilidad alimentaria, un asunto de suma importancia para tener salud y bienestar. La combinación de los alimentos se basa en que cada alimento tiene y requiere un tiempo de enzima y de acidez y que el nutriente principal es el que programa la digestión, así como el tiempo de espera al ingerir los alimentos.

Algunos de los numerosos beneficios de comer de una manera naturalmente higiénica, sabiendo combinar bien los alimentos son los siguientes:

 

  • Garantizar una buena digestión, absorción y asimilación de los alimentos, con lo cual el colon se encuentra sano y limpio y te encuentras nutrido.
  •  Como consecuencia de tener un colon sano y limpio, se mantiene un buen estado de salud del organismo.
  •  Sentirse ligero/a, sin hinchazón, gases y flatulencias.
  •  Evitar los problemas gastrointestinales resultantes de la fermentación y la putrefacción de la comida.
  •  Lograr un peso saludable.
  • Obtener un mejor equilibrio psico-emocional. Tal y como dice la frase “el intestino es nuestro segundo cerebro”. Si tu intestino está sano, con una adecuada microbiota intestinal, esto va a verse reflejado en una claridad y equilibrio mental y emocional.

 

3) “ES UN PELIGRO CRIAR A TU HIJO/A VEGANO”.

Otra gran mentira, alimentada por ciertas figuras de la salud y de instituciones políticas y médicas, así como de industrias cárnicas, lácteas y pesqueras, que hacen lo que sea necesario para asegurarse ganancias económicas, importándoles poco la salud de las personas y -por supuesto- aún mucho menos las vidas de los inocentes animales y del medio ambiente.

Criar a tu hijo/a con una alimentación naturalmente vegana, libre de la explotación y del sufrimiento animal y de todos los venenos tóxicos presentes en la carne (bacterias, patógenos, antibióticos y hormonas), es de los mejores regalos que les puedes ofrecer para que crezcan sanos, vitales y con empatía hacia el mundo y vidas de los animales.


Si bien es cierto que en la actualidad y aprovechando que cada vez hay más personas que dejan de comer animales y sus secreciones fisiológicas (lácteos y huevos), se ve en el mercado un gran abanico de productos procesados como “sustitutos” a la ingesta cárnica (seitán, embutidos veganos o productos elaborados con soja). A pesar de que estos, pueden resultar agradables al paladar o recordar ciertos sabores y texturas ahí registrados, hay que asegurarse que no formen parte de la alimentación de forma habitual, salvo en momentos puntuales.

Es curioso que los encargados de generar pánico se avalanchen y arremetan con las personas que deciden criar a sus hijos veganos y esto no se haga con las personas que alimentan a sus hijos con comida muerta y putrefacta (carne, embutidos, lácteos, huevos) y procesados llenos de conservantes y aditivos, de chocolates, harinas, maragarinas, refrescos industriales, chucherías, etc.

No es necesario el comer carne animal para que un niño esté bien nutrido y pueda desarrollarse armónicamente. Al contrario, le perjudica a la salud de su organismo.

Tampoco es necesario para la obtención de proteínas, ya que sólo el reino vegetal es capaz de producir proteínas. Las plantas producen esos aminoácidos que nuestro cuerpo ingiere para luego poder elaborar sus propias proteínas. Por plantas se entiende todo lo que provenga de fuente vegetal(no son sólo las hojas).

Tienes que saber que todo alimento que tiene estructura molecular, posee aminoácidos para que el cuerpo las pueda convertir en proteína. El animal necesita también las plantas para obtener la conversión de proteínas. Ellos no son fábricas de proteínas, ni de leche ni de huevos.

Los profesionales higienistas de la salud y otros profesionales con una visión más natural y fisiológica de la salud, somos conscientes de esta realidad desde hace mucho tiempo. 

En la actualidad, se van sumando también algunos médicos, los cuales se van formando en nutrición y con una perspectiva más natural y holista de la salud, están llegando a las mismas conclusiones.

“Toda proteína es producida por las plantas. Y no es necesario comer animal para obtener proteínas. Todas las plantas tienen la habilidad de tomar nitrógeno del aire, romper esas moléculas e incorporar ese nitrógeno en aminoácidos y después producir la proteína. Deberías obtener tus proteínas de las plantas porque esas proteínas tienen un efecto más benéfico en nuestra fisiología”. Dr. Milton Mills.

La alimentación y nutrición diseñada para el ser humano es vegana por naturaleza , aunque por temas culturales y de otra índole nos hayan hecho creer lo contrario y nos hayamos así alejado de nuestra herencia biológica.
El tema es entonces, educarnos hacia la verdadera alimentación y nutrición, hacia el verdadero alimento del que tan alejados nos encontramos, hacia una alimentación vegana por naturaleza, en lugar de pretender infundir miedo y pánico en base a argumentos sin fundamento para engañar, dispersar y asustar a la gente.

Espero que este artículo te haya ayudado a comprender estos 3 mitos en la alimentación y la nutrición.

La Nutrición natural higiénica y vital de la Salud, tal y como se presenta en nuestro Curso online de nutrición y alimentación higienista , aglutina este enfoque genuino, íntegro, liberador y empoderador de la salud a través de la alimentación.

Si deseas aprender a alimentarte de una manera higiénica y natural, para tí y para tus hijos y familia, apúntate al curso de nutrición online.

Si lo que deseas es seguir un programa personalizado de nutrición, disponemos de esta formación.

Y si tienes algún problema de salud y quieres resolverlo o mejorarlo por la vía higienista, te ofrezco una primera consulta gratuita para valorar el programa de salud más adecuado para tí.

Maite Gómez. Higienista en Salud Integrativa. Gestión y enseñanza de la Salud y la Nutrición.

Logo Curso de nutrición

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.